obesidadrompecabezas en línea

La obesidad se caracteriza por acumulación excesiva de grasa o hipertrofia general del tejido adiposo en el cuerpo; es decir, cuando la reserva natural de energía de los humanos y otros mamíferos —almacenada en forma de grasa corporal— se incrementa hasta un punto en que pone en riesgo la salud o la vida . El sobrepeso y la obesidad son el quinto factor principal de riesgo de defunción humana en el mundo . Cada año fallecen por lo menos 2,8 millones de personas adultas como consecuencia del sobrepeso o la obesidad.[1]​

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define como obesidad cuando el índice de masa corporal (IMC, cociente entre el peso y la estatura de un individuo al cuadrado ) es igual o superior a 30 kg/m².[2]​ También se considera signo de obesidad un perímetro abdominal en hombres mayor o igual a 102 cm y en mujeres mayor o igual a 88 cm. ( Ver : Diagnóstico de la obesidad).

La obesidad forma parte del síndrome metabólico, y es un factor de riesgo conocido, es decir, es una indicación de la predisposición a varias enfermedades, particularmente enfermedades cardiovasculares, diabetes mellitus tipo 2, apnea del sueño, ictus y osteoartritis, así como para algunas formas de cáncer , padecimientos dermatológicos y gastrointestinales.[3]​[4]​ ( Ver : Efecto sobre la salud ).

Aunque la obesidad es una condición clínica individual , se ha convertido en un serio problema de salud pública que va en aumento:

Según el origen de la obesidad, esta se clasifica en los siguientes tipos:

Obesidad exógena: la obesidad debida a un régimen alimenticio inadecuado en conjunción con una escasa actividad física .

Obesidad endógena: la que tiene por causa alteraciones metabólicas. Dentro de las causas endógenas, se habla de obesidad endocrina cuando está provocada por disfunción de alguna glándula endocrina, como la tiroides (obesidad hipotiroidea) o por deficiencia de hormonas sexuales como es el caso de la obesidad gonadal.

La obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI. El problema es mundial y está afectando progresivamente a muchos países de bajos y medianos ingresos , sobre todo en el medio urbano. La prevalencia ha aumentado a un ritmo alarmante.