cuello - selecciona el puzzle a arreglar

El cuello (del latín Collum) es el área de transición entre el cráneo —por arriba—, el tronco y las extremidades superiores —por debajo—. Funciona como un conducto para las estructuras que circulan entre ellos, además de contener estructuras especializadas tales como la laringe, la tráquea, el esófago y las glándula tiroides y paratiroides. Para facilitar la flexibilidad y potenciar la eficacia de los órganos sensoriales que se encuentran en la cabeza , el cuello presenta una estructura relativamente delgada.[1]​ Las estructuras contenidas en el cuello (tanto en el hombre como en el animal ) son vulnerables a heridas de diversa índole, ya que el cuello no les ofrece protección ósea —con excepción de la médula espinal , la que está contenida dentro del canal cervical—. La irrigación sanguínea está dada principalmente por las arterias carótidas y el drenaje venoso por las venas yugulares —externa, interna y anterior—.[2]​ Algunas lesiones en el cuello son subsanadas con el uso de un collarín.[3]​ Latarjet, Michel y Alfredo Ruiz Liard Anatomía Humana, Volumen 1, pp. 122-134. Ed. Médica Panamericana, 2006. En Google Books.