CAMISA DE VESTIR - Juegos de Puzzles Gratis en Puzzle Factory

camisa de vestir - selecciona el puzzle a arreglar

La camisa o blusa es una prenda de vestir tanto formal como informal de tela que cubre el torso y brazos, usualmente tiene mangas, cuello y botones en el frente. El término blusa se refiere a la camisa utilizada por mujeres, niños y también cuando se utiliza en distintas labores por hombres y mujeres.​ La camisa, kameez o qamiz, toma su nombre del árabe qamis. Hay dos hipótesis principales sobre el origen de la palabra árabe a saber: Los qamis árabes deriva del latín camisia (camisa), que a su vez proviene del idioma proto-indoeuropeo kem ('capa').​​ La camisia del latín medieval es un término tomado del kamision helenístico de “qmṣ”, representado por el ugarítico qmṣ (‘prenda’) y el árabico qamīṣ (‘camisa’).Las prendas cortadas como el kameez tradicional son conocidas en muchas culturas; de acuerdo a Dorothy Burnham, del Real Museo de Ontario, la "camisa sin fisuras", tejida de una pieza, fue sustituida a principios de los tiempos romanos por el tejido de paño en telares verticales y recontruidos cuidadosamente para no perder el paño. Las camisas de algodón del siglo X recuperadas del desierto de Egipto poseen un corte similar al del kameez tradicional o el jellabah o galabiya contemporáneo en Egipto.​ La historia de la camisa puede remontarse al 1500 a.C., cuando los egipcios, tanto hombres como mujeres, adoptaron el kalasiris, una pieza en forma de rectángulo de tejido de lino delgado con una abertura para introducir la cabeza. Durante el Imperio Romano a esa pieza de tela se le agregarán mangas y se denominará túnica manicata. En la Edad Media y hasta el siglo XIV la camisa fue una prenda interior de color blanco cuya función consiste en proteger la piel de otros tejidos exteriores más ásperos.​ Como se consideraba ropa interior carecía de botones para cerrarla y su misión era cubrir el cuerpo antes de colocar la casaca o la chompa. El uso generalizado de las camisas en el siglo XIV, permitió que hubiera suficiente trapo de camisas viejas para poder fabricar papel a precios económicos. La invención de la imprenta unido a la producción de papel a bajo precio, permitió que surgiera el libro como un producto de precio accesible, y no como una antigua curiosidad. Será en el Renacimiento cuando la camisa generaliza su uso. La moda italiana de la época ensanchó las mangas permitiendo que una parte de la misma se asome a la altura de los codos.