ROTONDA - Juegos de Puzzles Gratis en Puzzle Factory

rotonda - selecciona el puzzle a arreglar

Las rotondas (en Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, España, Guatemala, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, República Dominicana y Uruguay) – también conocidas como glorietas (en Colombia, España y México), óvalos (en Perú), redomas (en Venezuela) o redondeles (en Ecuador y El Salvador) – son construcciones viales diseñadas para facilitar el flujo de tráfico en las intersecciones entre carreteras y reducir el peligro de accidentes. Se entiende por rotonda un tipo especial de intersección caracterizado por que los tramos que en él confluyen se comunican a través de un anillo en el que se establece una circulación rotatoria alrededor de una isleta central. No son rotondas propiamente dichas las denominadas rotondas partidas en las que dos tramos, generalmente opuestos, se conectan directamente a través de la isleta central, por lo que el tráfico pasa de uno a otro y no la rodea. Numerosos cruces circulares existían antes de la llegada de las rotondas, incluida la plaza de l'Etoile, Columbus Circle de Nueva York y varios círculos en Washington, DC. Sin embargo, el funcionamiento y las características de entrada de estos círculos diferían considerablemente de las rotondas modernas. La primera rotonda se construyó en Letchworth en 1909 —originalmente destinada como una isla de tráfico para los peatones—.​​ Sin embargo, el uso generalizado de rotondas comenzó en los años 1960, cuando Blackmore Frank inventó la miniglorieta para superar sus limitaciones de capacidad y en cuestiones de seguridad.​ La rotonda consiste en una plaza, con una vía circular alrededor, en la que empalman varias vías; en ella se aplican dos sencillas reglas: El sentido de giro por el anillo o vía circular en países donde conducen por el lado derecho es hacia la izquierda o antihorario. Tienen la prioridad los vehículos que ya están circulando dentro de la rotonda (prioridad a la izquierda si la norma obliga circular por la derecha y viceversa), al contrario que en los cruces normales. La rotonda obliga a controlar la velocidad de los vehículos que la atraviesen, ya que el radio de la misma les obliga a no superar cierta velocidad (para no volcar), y en determinados casos ofrece cierta fluidez al evitar la necesidad de semáforos. En vías de dos o más carriles, el sistema presenta complicaciones por el cruce de vehículos al incorporarse o abandonar la rotonda debido a la falta de pericia de algunos conductores, especialmente cuando el conductor no usa los intermitentes. Para evitar estos problemas y aumentar la capacidad de la rotonda, en los Países Bajos se ha desarrollado la turborotonda. En vías con tráfico denso o muchas rotondas concatenadas, provoca cansancio en la conducción, ya que la incorporación y abandono de la rotonda, junto con el cambio y vigilancia de la velocidad supone un estrés adicional en el conductor.