Deporte - conducción - rompecabezas en línea

La conducción de calor o transferencia de energía en forma de calor por conducción es un proceso de transmisión de calor basado en el contacto directo entre los cuerpos, sin intercambio de materia, por el que el calor fluye desde un cuerpo de mayor temperatura a otro de menor temperatura que está en contacto con el primero.​ La propiedad física de los materiales que determina su capacidad para conducir el calor es la conductividad térmica.​ La propiedad inversa de la conductividad térmica es la resistividad térmica, que es la capacidad de los materiales para oponerse al paso del calor.

La transmisión de calor por conducción, entre dos cuerpos o entre diferentes partes de un cuerpo, es el intercambio de energía interna, que es una combinación de la energía cinética y energía potencial de sus partículas microscópicas: moléculas, átomos y electrones. La conductividad térmica de la materia depende de su estructura microscópica: en un fluido se debe principalmente a colisiones aleatorias de las moléculas; en un sólido depende del intercambio de electrones libres (principalmente en metales) o de los modos de vibración de sus partículas microscópicas (dominante en los materiales no metálicos).​

Para el caso simplificado de flujo de calor estacionario en una sola dirección, el calor transmitido es proporcional al área perpendicular al flujo de calor, a la conductividad del material y a la diferencia de temperatura, y es inversamente proporcional al espesor:​​

Q

Δ

t

=

k

A

x

(

T

1

T

2

)

{\displaystyle {\frac {Q}{\Delta t}}={\frac {kA}{x}}(T_{1}-T_{2})}

donde:

Q

Δ

t

{\displaystyle {\frac {Q}{\Delta t}}\,}

es el calor transmitido por unidad de tiempo.

k

{\displaystyle k\,}

(o

λ

{\displaystyle \lambda }

) es la conductividad térmica.

A

{\displaystyle A\,}

es el área de la superficie de contacto.

(

T

1

T

2

)

{\displaystyle (T_{1}-T_{2})\,}

es la diferencia de temperatura entre el foco caliente y el frío.

x

{\displaystyle x\,}

es el espesor del material

El calor se transfiere por medio de alguno de los siguientes procesos:​

Conducción: transmisión de calor por contacto sin transferencia de materia.

Convección: transmisión de calor por la transferencia de la propia materia portadora del calor.

Radiación: transmisión de energía por medio de la emisión de ondas electromagnéticas o fotones.La transferencia de energía térmica o calor entre dos cuerpos diferentes por conducción o convección requiere el contacto directo de las moléculas de diferentes cuerpos, y se diferencian en que en la primera no hay movimiento macroscópico de materia mientras que en la segunda sí lo hay. Para la materia ordinaria la conducción y la convección son los mecanismos principales en la "materia fría", ya que la transferencia de energía térmica por radiación sólo representa una parte minúscula de la energía transferida.